Privilegios para nadie, derechos para todos

Mientras el 99% de la población la peleamos día a día, hay una minoría social que vive a costa nuestra, entre lujos y privilegios. Se acercaron a la política con el objetivo de enriquecerse y no motivados por una fuerte vocación de servicio. Estos políticos privilegiados deciden sobre nuestro trabajo, educación y salud. Es fácil destruir lo público cuando se atienden en las clínicas más exclusivas, mandan a sus hijos a las escuelas más caras y se votan ellos mismos los aumentos de sueldos más altos del país.

1- Implementar la declaración anual de bienes de todo el grupo familiar del funcionario.
2- Político que no cumple, pierde el cargo. Permitir un proceso de revocatoria si no cumplen durante la gestión, lo prometido durante la campaña.
3- Que los políticos y sus familias usen el hospital público y manden a sus hijos a la escuela pública.
4- Democracia real. Los vecinos queremos decidir, convocar consultas populares vinculantes para las grandes decisiones.
5- Todos los funcionarios deben ganar como una directora de escuela.
6- Que políticos, jueces y sindicalistas después de dos mandatos vuelvan a trabajar.
7- Elección popular de jueces, fiscales y comisarios. Separadas de las elecciones generales.
8- Limitación a $10.000 del aporte de campaña que pueda hacer una persona o una institución. Comisión fiscalizadora que audite los gastos de campaña de todos los partidos.
9- Eliminación de los subsidios a la iglesia católica y derivar esos $32.000 millones a la construcción de 50.000 casas, y 4.000 refugios para víctimas de violencia de género, así se generarían 200.000 puestos de trabajo directo e indirecto.